fbpx

Mindfulness para la vida y libérate del estrés

mindfulness-liberar-estres

           La vida moderna nos lleva constantemente a mantener múltiples pensamientos y a realizar acciones aceleradas, sentimos que el tiempo ya no nos alcanza y que al cerrar y abrir nuevamente los ojos todo ha pasado sin darnos cuenta. La práctica del Mindfulness lleva a otro nivel este tipo de vivencias.

            ¿Te ha pasado que estás en una cita específica sin darte cuenta siquiera cual fue la ruta que tomaste para llegar al sitio? Entre las cosas que debes hacer, atender el teléfono móvil, organizar tu tiempo y comer, tu mente está experimentando un nivel de estrés que te lleva a no vivir el presente.

            Es por eso que, por ejemplo, para Occidente, la vida se ha convertido en un estrés sin medida. Es tiempo de frenar, dejar a un lado el teléfono y enfocar tu mente en el presente. Sí, lo sé, tienes muchas cosas que hacer, sin embargo es posible que las hagas más eficientes si aprendes esta excelente técnica que ha revolucionado el mundo de la meditación.

¿Qué es el Mindfulness? Orígenes

            Tu cuerpo está presente, tu mente ¿también lo está? Es una pregunta muy sencilla, pero cuando la analizamos a profundidad entendemos realmente el concepto del Mindfulness. Es una filosofía de vida basada en la meditación con un giro que introduce a la ciencia como base para fundamentar la práctica.

            La meditación tradicional parte desde un enfoque religioso en el que se busca centrar el pensamiento en un sentimiento como la felicidad, armonía, etc., o en algún elemento o sonido como los latidos del corazón, hasta ahora ha sido desarrollada en base a lo que el practicante considera adecuado realizar.

           A través de la historia se ha utilizado para desarrollar el bienestar físico, mental y espiritual. El budismo es una de las religiones orientales por las cuales se ha dado a conocer esta técnica, dando herramientas para que su aplicación brinde los beneficios espirituales deseados.

            La palabra Mindfulness puede traducirse como “atención plena” o “plena consciencia” y aunque sus inicios datan del año 1881, cuando fue rescatada por el magistrado británico Thomas William Rhys Davids no fue sino hasta el año 1970 que el Doctor Jon Kabat-Zinn la utilizó para nombrar el programa de meditación que estaba desarrollando.

            El Doctor Jon Kabat-Zinn la define como “prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”. La práctica del Mindfulness se ha integrado a la medicina y psicología occidental y por más de 30 años ha sido aplicada para el tratamiento de problemas psicológicos y físicos, dolencias crónicas y demás síntomas generados por el estrés.

            Recuperar el equilibrio en nuestras vidas, dejar a un lado los malos hábitos que hemos desarrollado por llevar un ritmo acelerado y estresante a nivel mental y físico, aprender a vivir el presente sin estar atrapados en la ansiedad generada por el teléfono móvil, es solo el principio de lo que ofrece la práctica de Mindfulness.

La ciencia dentro del Mindfulness

            Lo más relevante de la práctica del Mindfulness es que se desliga totalmente de las corrientes espirituales tradicionales que promueven la meditación como alternativa para encontrar el equilibrio o la conexión divina.

           Múltiples investigaciones comprueban como esta práctica genera resultados positivos en el cuerpo humano y cómo ha sido la evolución en los practicantes, pues es una modalidad en la que existen criterios de aplicación relativamente consensuados, lo que facilita la investigación sabiendo que se han seguido los mismos procedimientos.

           En pocas palabras el Mindfulness es una herramienta avalada científicamente y al ser aplicada, los resultados son consecuentes con las investigaciones desarrolladas en cualquier otro lugar del mundo. Aunque se utiliza esta práctica para sanar el cuerpo humano, también puede ser aplicada en el día a día para vivir una experiencia diferente.

           Una definición científica para el Mindfulness es “… una práctica que consiste en llevar la atención al momento presente de forma intencional, como una actitud no evaluativa de la experiencia momento a momento” (Kabat-Zinn, 2003).

           Existe un modelo neurocientífico desarrollado por la Doctora Britta Hözel y colaboradores (2011) en el que se consideran cuatro mecanismos de acción asociados con cambios observables en diferentes áreas del cerebro cuando se practica el Mindfulness. A continuación te los presentamos:

  1. Regulación de la atención: se asocia con la corteza anterior del cíngulo y el núcleo estriado.
  2. Consciencia corporal: asociada a la ínsula y a la unión temporo-parietal.
  3. Regulación emocional: asociada a las regiones de la corteza prefrontal, el hipocampo y la amígdala.
  4. Cambios en la perspectiva del yo: asociado a la corteza prefrontal media, la corteza posterior del cíngulo, la ínsula y la unión temporo-parietal.

           Existe una relación importante entre estas zonas de nuestro cerebro que se ven beneficiadas con la práctica del Mindfulness y la forma destructiva en que el uso indebido del teléfono móvil genera en esas mismas partes.

           En nuestro artículo “Cambios en la estructura cerebral por el uso indebido del celular” entenderás mejor cuál es el daño que generan los teléfonos en nuestro cerebro.

Algunos números que se revelan:

            La cantidad de personas que practican el Mindfulness a nivel mundial es asombroso. La aceptación que existe incluso en los sistemas de salud y educativos en Europa y Norteamérica indica lo efectiva que resulta.

            Solo en Estados Unidos aproximadamente 18 millones de personas han acudido al Mindfulness para mejorar su salud y es que en este país se encuentra el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts, en donde fue implementado en 1979 por el doctor Jon Kabat-Zinn el Programa de Reducción de Estrés Basado en el Mindfulness.

            En Reino Unido se publicó un documento llamado “Minful Nation” en el cual se propone la elaboración de políticas públicas basadas en la evidencia científica presentada por Mindfulness (Mindful Nation UK, 2015) promoviendo cambios en el sistema educativo, de salud y laboral, e incluso en el sistema judicial.

           En 2016 inició en este país este proyecto para evaluar el costo-beneficio de incluir Mindfulness en 76 escuelas bajo el nombre de “Mindfulness Resiliencia en Adolescentes” en donde se evaluará por un periodo de 7 años la inclusión de esta práctica en el currículo de estas escuelas.

            Además, existen más de 4.500 estudios científicos que apoyan y evidencian los efectos positivos de aplicar el Mindfulness en la vida diaria de las personas, tanto para llevar una vida llena de armonía y tranquilidad como para sanar condiciones físicas crónicas y problemas de depresión, estrés y ansiedad.

            Son múltiples los beneficios de la atención plena, concentrarse en la respiración y volver al momento presente de manera consciente trae excelentes beneficios que permitirán llevar una vida libre de estrés y ansiedad, las mismas que generan el abuso de actividades o malos hábitos como el del teléfono móvil.

            Es una práctica que puedes realizar desde la comodidad de tu casa o en algún espacio en el que encuentres silencio y armonía y en un periodo no mayor de media hora encontrarás el equilibrio adecuado para tu bienestar.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.