fbpx

El boom de Indistractable y cómo sacar provecho de su mensaje

El más reciente libro de Nir Eyal llega para sacarnos de las distracciones que entorpecen nuestro día a día. Indistractable es por mucho uno de los libros más interesantes que han salido últimamente.

La premisa es simple: las distracciones están dentro de nosotros y solo nosotros podemos deshacernos de ellas. Me recuerda bastante a esa frase en la que somos responsables del 100% de las cosas que pasan en nuestra vida. Nosotros podemos decidir si eso es bueno o malo.

Pero darse cuenta de la responsabilidad que tenemos en nuestra vida, más allá de asustarnos un poco, nos puede ayudar a tomar el control de lo que sucede en ella ¿no? Y es que fácilmente me doy cuenta que entonces ese jardín desordenado y poco podado, no es sino mi responsabilidad.

Este pensamiento revelador me deja con la difícil tarea de tomar acción al respecto. Y de eso se trata Indistractable; tenemos el control de nuestras acciones.

¿Qué es ser Indistractable?

Indistractable, en adelante indistraíble es la capacidad de mantenernos en enfocados todo momento en lo que debemos hacer y no dejarnos llevar por las distracciones en nuestro alrededor. Para Eyal, estar distraídos nos aleja de conquistar nuestras metas.

Hay muchísimas distracciones en el mundo y solemos caer en cada una de ellas, lo que hace que perdamos el enfoque y con eso muchas veces perdemos bastante tiempo. Entonces pasamos los días intentando enfocarnos y cayendo en distracciones y entramos en un bucle infinito de poca productividad.

Porque al fin y al cabo lo que estamos arriesgando al distraernos no es más que la capacidad de productividad que tenemos a diario, que se mide en resultados.

El libro se divide en varios capítulos de los que rescataremos 4 pasos fundamentales. Vamos a eso:

  1. Domina tus desencadenantes internos reevaluándolos: empecemos por hablar un poco de los desencadenantes internos. Este concepto nace en que la necesidad de distraernos no viene dada por el televisor encendido en el fondo de la habitación, sino por un sentimiento interno que no nos deja concentrarnos en la tarea que estamos emprendiendo. Una recomendación para lidiar con esto es aprender a identificar estos desencadenantes. En el momento en el que sientas esa necesidad de abandonar la actividad que estás haciendo, para ver la tele, revisar el celular, el correo, la red social, detente y evalúa qué sientes. Pregúntate qué está pasando en tu interior que te hace querer distraerte. Es muy posible que te aburra la actividad que estás haciendo y por eso quieras distraerte. Intenta hacer tus actividades más entretenidas.
  2. Protege tu tiempo, tus relaciones y tu trabajo: este paso explica que es fundamental tener una planificación del tiempo; planificación diaria, semanal, mensual. Si tenemos una clara organización de nuestro tiempo, nos será más fácil evitar las distracciones. Lo interesante en esta recomendación es que lo primero que deberíamos es organizar tiempo de calidad en nuestra vida. Si no tenemos una relación sana con nuestros tiempos de descanso y cuidado personal y de nuestra familia, entonces tenemos un desbalance laboral. Por lo que estaremos igualmente cansados, aburridos, DISTRAÍDOS a la hora de trabajar.
  3. Reducir las distracciones de la oficina y los correos electrónicos: si bien hemos establecido que la mayoría de las distracciones son generadas por agentes internos, no podemos negar que nuestro entorno también está lleno de elementos que nos ayudan a distraernos más fácilmente. Uno de los que más nos ayudan a caer en tentación es el celular. De allí que la recomendación sea establecer límites diarios para ponerse al día con las notificaciones. Lo importante es recordar que las motivaciones internas deben estar en todo momento bien alimentadas. Procurar no dejarnos llevar por las constantes notificaciones de redes y correos puede ayudarnos a mantener el enfoque por más tiempo. Establece límites y horarios dentro de tus horarios habituales de trabajo para ponerte al día con todo y comparte esa información con tu familia y colegas para que sepan que no deseas ser interrumpido durante tus horas productivas.
  4. Haz pactos contigo mismo: el camino para ser productivo puede ser un camino lleno de salidas fáciles. Muchas veces cuando nos damos cuenta que los compromisos son con nosotros mismos, nos es mucho más fácil saltarlos. Es un extraño síndrome de darnos menos prioridad en nuestras propias vidas que a los demás. Por lo que aprender a cumplir los pactos con nosotros mismos es un camino que debemos empezar a respetar. Puedes comprometerte a cumplir tus horarios, quizás puedes utilizar herramientas como ProsperPoints para obtener recompensas mientras no usas el celular. Otra recomendación es usar el pacto de identidad, que consiste en verte a ti mismo de manera positiva, definirte de forma positiva y no como alguien “que trata de cumplir un horario”, “al que le cuesta ser puntual”, etc. La forma en la que nos definimos en palabras, será la forma en la que nos veamos a nosotros mismos. Es importante mantenernos positivos.

Ser Indistraíble hoy en día es una habilidad que todos necesitamos y que por el momento solo pocos han conseguido adquirir.  Sin embargo, es importante recordar que una vez que reconozcamos que las distracciones están dentro de nosotros será más fácil aprender a lidiar con ellas.

El problema no es pasar el tiempo viendo una película, el problema es ver una película como resultado de la “huida” de un compromiso laboral, que no nos llena o que nos aburre de alguna forma.

Nir Eyal recomienda planificar nuestro tiempo incluso cuando se trate de actividades de ocio. Ya como lo dije en el punto 2, tener tiempo de calidad con nosotros y las personas que nos rodean debe ser tan prioritario como el tiempo que le dedicamos a nuestro trabajo.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.