fbpx

Día internacional contra el acoso y ciberacoso en las escuelas

           El pasado jueves 5 de noviembre se celebró por primera vez el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso en las escuelas, incluido el Ciberacoso, aprobado por unanimidad en la 40° reunión de la Conferencia General de la UNESCO, por los 193 países miembros, se acordó realizar esta celebración el primer jueves del mes de noviembre de cada año.

            Esta decisión fue tomada gracias a la presentación de un nuevo estudio publicado en el 2019 llamado “Behind the number: Ending school violence and billying” (Detrás de los números: Poner fin a la violencia y el acoso escolares) en el que 144 países formaron parte de las encuestas. Aproximadamente el 32% de los estudiantes ha sido intimidado por sus compañeros en la escuela al menos una vez en el último mes.

            Una proporción similar ha sido víctima de violencia física, la más frecuente en muchas regiones. Este tipo de violencia afecta más a estudiantes del género masculino, mientras que los estudiantes del género femenino son víctimas del tipo de violencia psicológica.

            En este informe se ve reflejado cómo el acoso en línea y por teléfono móvil ha ido en aumento. A este tipo de acoso también se le llama ciberacoso. Es una modalidad que en la actualidad se ve con más frecuencia debido a que los estudiantes tienen mayor acceso a los teléfonos inteligentes.

¿Qué es el ciberacoso?

            El ciberacoso o acoso virtual es un término acuñado a las acciones o ataques de desprestigio, presión psicológica, divulgación de información confidencial o falsa por parte de una persona o grupo de personas hacia una en específico a través de medios digitales como redes sociales.

            Incluso, el acoso virtual puede constituir un delito penal cuando los daños son repetitivos, recurrentes y causan en la víctima angustia emocional, preocupación y daños psicológicos irreversibles. Puede incluso generarse de estudiantes a profesores.

            El ciberacoso es una acción que se puede ver en la actualidad como algo muy frecuente, aun cuando se ha visto desde siempre, hoy en día los daños que generan son fatales. Muchas víctimas del acoso virtual incluso han llegado a tomar la decisión de suicidarse debido a la presión psicológica que genera.

            La dependencia de los teléfonos inteligentes es un problema que aqueja a nuestra sociedad hoy en día. Los jóvenes tienden a ser más propensos a dejarse llevar emocionalmente por las acciones que otros tienen sobre ellos por medio de las redes sociales, por ejemplo.

            Puedes leer nuestro artículo Generación Z: Una generación adicta al celular, en el que entenderás cuál es la problemática que se observa en esta nueva generación, que viene siendo la de los estudiantes mayormente víctimas del ciberacoso.

            El hecho de verse expuesto ante los demás es una situación que genera traumas e incluso conflictos que involucran al núcleo familiar. Estos jóvenes que hoy en día tienen mayor acceso a la tecnología, menos control por parte de sus padres y por este motivo los hace más propensos a ser víctimas o victimarios del acoso virtual.

Precedentes:

            Esta es la problemática que se ha venido evaluando desde el año 2016, cuando la UNICEF emitió un informe elaborado por la red social “U-Report” y el Representante Especial del Secretario general sobre la violencia contra los niños titulado “Ending the Torment: Tackling bullying from the schoolyard to cyberspace (Acabar con el suplicio: cómo abordad el acoso escolar desde el patio del colegio al ciberespacio).

            En este informe realizado a 100.000 jóvenes de 18 países se muestra que el 25% sufre acoso escolar, 25% por género u orientación sexual y un 25% por su origen étnico o nacionalidad.

            Las cifras son abrumadoras, ¿cierto? Muchas veces no nos imaginamos que nuestros jóvenes en el mundo estén siendo víctimas de este tipo de violencia que puede crear traumas irreversibles y deterioro en la calidad de vida, rendimiento académico e incluso el aumento del abandono del estudio formal después de culminar la escuela.

            Con el informe “Behind the number”, es la primera vez que se presentan datos cualitativos y cuantitativos tan detallados con resultados realmente interesantes. Demostrando que a pesar de la gravedad de este problema, los países que han aplicado las medidas pertinentes han logrado reducir los números de agresión en estudiantes más vulnerables.

El ciberacoso fuera de las escuelas:

            Debido al alcance que tiene el internet, el acceso cada vez más alto a las redes sociales y los teléfonos inteligentes, se puede dar el ciberacoso en casi todos los ámbitos en los que se desenvuelve una persona.

            Estos ámbitos pueden ser académicos, profesionales, sociales y amorosos. Recuerda que los victimarios, vienen de familias disfuncionales, lo que se convierte en una cadena de maltratos por parte de padres y hermanos en sus ámbitos de vida y termina reflejándose en el exterior del hogar.

            Este tipo de personas o acosadores en nuestro caso, son personas frías y sin ningún respeto por los demás. Esperan pacientemente por medio del internet o las redes sociales para tomar acción en sus intenciones y causar el daño.

            Son personas que sienten una posición de poder desde el anonimato en muchas ocasiones, pues debemos tomar en cuenta que el acoso virtual y el acoso escolar son diferentes en el sentido que el acoso escolar se practica de manera directa mientas que el acoso virtual ocurre desde un ordenador, el teléfono móvil u otro medio tecnológico.

            Esta diferencia es la que le da más poder a las personas para realizar las acciones de ciberacoso. Es una realidad irrefutable y abrumadora que existen miles de casos de víctimas de acoso virtual en la que sus victimarios se esconden detrás de la pantalla de su teléfono para actuar.

Acciones para mejorar la situación:

            Ante toda la evidencia presentada, se han encontrado que existen soluciones para mantener baja la tasa de violencia escolar y ciberacoso. En los países en los que se ha visto esta reducción existen algunos factores en común que las autoridades han aplicado para esta reducción, entre los cuales podemos mencionar:

  • Compromiso de promover un clima escolar y un entorno de aula seguros y positivos.
  • Sistemas eficaces de denuncias y seguimientos de la violencia y el acoso escolar.
  • Programas e intervenciones basados en datos empíricos.
  • Formación y apoyo a los docentes.
  • Respaldo y orientación de los alumnos afectados.
  • Empoderamiento y participación de los estudiantes, etc.

Otras soluciones que están directamente relacionadas con el ciberacoso y que están en tus manos implementar son las siguientes:

  • Todas las redes sociales tienen la opción de configurar la privacidad y que solo quienes tú quieras puedan ver tu información,
  • Puedes eliminar y bloquear contactos no deseados o que estén ejerciendo sobre ti acoso virtual.
  • Puedes denunciar en las redes sociales a la persona que te está acosando.
  • Habla con tu familia y cuéntales lo que ocurre para que estén al tanto.
  • Denuncia ante las autoridades la situación.
  • Guarda la evidencia del ciberacoso, fotos, videos, mensajes, etc, para el momento de la denuncia.
  • Aléjate por un tiempo de las redes sociales. La dependencia del teléfono inteligente es perjudicial para tu salud mental.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.